Posteado por: ContracumbreUE | 6 mayo 2010

Rompamos el Silencio presenta la Semana de Lucha Social 2010, dedicada a denunciar las políticas de la UE (Madrid, 15-22 mayo)

 

La Plaza de Oriente fue el escenario de la rueda de prensa de presentación de la Semana de Lucha Social 2010, a cargo de dos portavoces de Rompamos el Silencio: Carlos Taibo (profesor de Ciencia Política de la UAM) y Janaina Stronzake (Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra de Brasil).

 

Esta mañana ha tenido lugar en la Plaza de Oriente la rueda de prensa de presentación de la Semana de Lucha Social 2010. En la misma han participado dos portavoces de Rompamos el Silencio, Carlos Taibo (profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid ) y Janaina Stronzake (Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra de Brasil).
Los portavoces de Rompamos el Silencio han procedido a la lectura de dos comunicados. En el primero de ellos se ha explicado el adelanto de la Semana de Lucha Social a mayo (del 15 al 22), con motivo de la Cumbre Unión Europea-América Latina-Caribe, en el contexto de la presidencia española de la Unión Europea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los ejes en los que trabajará Rompamos el Silencio este año serán Okupación, Soberanía Alimentaria, Justicia climática y Ecofeminismo, y Control social y migraciones, respondiendo así a las temáticas que se abordarán en la cumbre de jefes de estado y de gobierno de Madrid en esas mismas fechas.

La Semana de lucha, como otros años, estará comprendida por acciones directas y un amplio abanico de talleres y charlas; éstas últimas tendrán lucgar en el espacio okupado que finalmente sea la sede de convergencia.

Rompamos el Silencio ha mandado, además, una muestra de apoyo a los estudiantes detenidos en las últimas semanas tras las movilizaciones conra la cumbre de ministros europeos de educación, celebrada en abril en Madrid, en la que también participó Rompamos el Silencio.

La plataforma de colectivos ha contestado a las “medidas de seguridad” impuestas durante el semestre europeo, pidiendo la cancelación de los ficheros policiales ilegales, y ha respondido a Delegación de Gobierno que mantendrá la semana de movilizaciones, pese a las mismas.

Por último, se ha presentado un dossier de textos realizado por escritores e intelectuales europeos y latinoamericanos, en el que se reflexiona sobre las implicaciones que este semestre europeo tendrá sobre los países del sur del continente. Cuenta con aportaciones de Raúl Zibechi (Semanario Brecha, Uruguay), Douglas Estevam y Janaina Stronzake (MST, Brasil), Gearòid Ó Loingsigh (Colombia) y Carlos Taibo, entre otros.

A continuación, han intervenido Carlos Taibo, quien ha señalado el “espejismo que supone la tradicional intervención europea en América Latina, con multinacionales que respetan el medio ambiente y los derechos humanos”, lo que en realiad se traduce en “una clara preferencia otorgada al libre comercio, cuyo principal benficiario son las grandes empresas”. Ha señalado además la dualidad en materia migratoria, con fronteras abiertas pero una dura política de control migartorio, lo que “excede con mucho las medidas dedicadas a la acogida y atención” a los migrantes.

Por su parte, Janaina Stronzeke, del Movimiento de los Trabajores Sin Tierra de Brasil, ha señalado las “consecuencias perversas” de las políticas orientadas a la producción para la exportación, responsables de la” existencia de más de un millón de personas hambrientas en el mundo y del éxodo rural, que se traduce en falta de empleo, hambre y deficiencia de las políticas de salud en las grandes ciudades lationoamericanas”.

La portavoz del MST ha señalado que el agronegocio genera “violencia, en la medida en que se traduce en la persecución del campesinado organizado”, hecho que viene denunciando desde hace años la Vía Campesina, de la que forma parte. MST y Vía Campesina proponen una “nueva agricultura campesina, hecho que pasa por reforma agraria y la defensa de la soberanía alimentaria” frente a los transgénicos.

COMUNICADO

Rompamos el Silencio ante la Presidencia española de la Unión Europea y la Cumbre UE -América Latina y el Caribe

Durante el primer semestre de 2010, el Estado español acoge la presidencia de turno de la Unión Europea; una presidencia marcada por la reciente aprobación por “vía directa”del Tratado de Lisboa. Este tratado mantiene en esencia las mismas políticas y aspiraciones de la Constitución Europea que ya había sido rechazada en referéndum en 2004. Es decir, desregulación del mercado, privatización de los servicios públicos y desinversión en políticas sociales en favor de la industria militar. Además, el Tratado de Lisboa otorga personalidad jurídica propia a la Unión Europea para firmar acuerdos internacionales a nivel comunitario, lo que sin duda hará valer para fortalecer y fomentar sus políticas de libre mercado durante uno de los actos centrales de la presidencia: la VI Cumbre birregional Unión Europea-América Latina y el Caribe (UE-ALC), que reunirá en mayo, en Madrid, a los altos mandatarios de los países involucrados, bajo el lema Hacia una nueva etapa en la asociación birregional: Innovación y Tecnología para el desarrollo sostenible y la cohesión social. Pero, ¿de qué trata realmente esta cumbre? ¿Cuáles son sus precedentes?

La Cumbre UE-ALC nació hace ya 11 años en Río de Janeiro (Brasil), con la intención de crear una “asociación estratégica”, basada en tres pilares: la cooperación económica, el diálogo político institucionalizado y el fortalecimiento de relaciones comerciales. Durante esta última década, los esfuerzos de la Unión Europea han ido encaminados a desarrollar estos pilares bajo tesis neoliberales, impulsando políticas para la libre circulación de capitales y estableciendo mecanismos de protección para las grandes transnacionales que operan en América Latina y el Caribe. Así lo demuestran las sucesivas cumbres que han tenido lugar desde Río –y que Madrid acoge este año por segunda vez–, cuyas agendas han estado siempre marcadas, de una manera u otra, por la apuesta por liberalizar los mercados.

Los grandes temas

El encuentro de Madrid abordará de manera prioritaria el problema del cambio climático, justo después del estrepitoso fracaso de la Cumbre de Copenhague de diciembre pasado, saldada con un acuerdo, cerrado entre bastidores, que no especifica las cifras de reducción de emisiones de CO2 para los países industrializados, ni fija un objetivo global de reducción de las mismas. Dicho acuerdo elimina la “responsabilidad diferenciada” en las emisiones y el carácter obligatorio del Protocolo de Kyoto. Los resultados de Copenhague nos dejan la evidencia de que la lucha contra el cambio climático no es posible sin un cambio estructural del sistema económico. Sin embargo, durante la VI Cumbre UE-ALC la Unión Europea tratará de legitimar lo que ya ha firmado en Copenhague.

Otro de los temas estrella de la cumbre birregional va a ser la “innovación tecnológica”, como eufemismo que encubre la aprobación de un paquete de fondos (FIAL: Facilidad de Inversión para América Latina) que, bajo la excusa de dotar al continente de infraestructuras de comunicación, energía y “medidas para mitigar los efectos del cambio climático”, encubren una operación de liberalización para inversores europeos por importes de entre 1.000 y 2.000 millones de euros.

Y como en el resto de ediciones, un gran bloque destinado a debatir la ampliación de políticas de liberalización económica (la revitalización de la Ronda de Doha, que trató de erradicar los subsidios a exportaciones agrarias y las políticas de protección al comercio agrícola; la concreción de los Tratados de Libre Comercio, que busca la eliminación de aranceles entre los países miembros, que suponen de facto la destrucción de medidas de protección social y de regulación de los mercados, y que dotan a las multinacionales de marcos legales en los que lucrarse a cualquier precio y en completa impunidad).

La presidencia española de la Unión Europea y la Cumbre UE-ALC seguirán incidiendo en el desarrollo de un programa neoliberal sin el menor rubor, cuando nos encontramos en pleno contexto de crisis mundial. Una crisis generada por esas mismas políticas y que se ramifica en múltiples escenarios: financiero, económico, energético, ecológico, social… Lo que representa, en suma, la crisis de su modelo, la crisis del modelo de acumulación capitalista, que no deja de destruir empleos, de suprimir derechos, que sigue acrecentando las desigualdades Norte-Sur y que está llevando al planeta al borde del colapso.

La respuesta: nos rebelamos

A nadie se le escapa que lo que está detrás de esta cumbre es la salvaguarda de la privilegiada posición de la UE en las economías latinoamericanas, y para ello nuestra ciudad se verá, durante esos días, tomada de facto por decenas de comitivas oficiales, delegados, jefes de estado y de gobierno y miles de policías destinados a garantizar “su” seguridad. Los medios de comunicación hablarán durante semanas de las bondades de los grandes acuerdos que ya se han tomado de antemano y que regirán nuestro futuro, y el de decenas de países, cuyas poblaciones apenas sabrán, al igual que nosotros, qué se decide ni por qué. Nuestras pantallas serán invadidas por un huracán insustancial de noticias vacías, que no contarán las implicaciones directas e indirectas que esos “grandes” acuerdos tendrán sobre las vidas de la gente. Porque todo lo que se decida en esta cumbre nos afectará. Porque posiblemente nos enteraremos cuando ya sea demasiado tarde. Porque nadie nos consultará, porque no podemos participar, porque sólo nos quieren como espectadores, una vez más, de este circo “democrático” del que penden miles de vidas… Por todo ello nos rebelamos y no nos resignamos al papel pasivo que nos tienen reservado. Y lo haremos de la manera en que mejor sabemos: mediante la movilización, el debate, la desobediencia y la acción directa.

Durante la semana del 16 al 20 de mayo, Rompamos el Silencio volverá a salir a las calles de Madrid. Con un programa de conferencias y coloquios, en el que contaremos con la voz directa de los actores sociales que viven de primera mano las consecuencias de SUS decisiones, y que nos contarán lo que se nos oculta: las resistencias cotidianas, silenciosas pero vivas, a la “integración desde arriba”. Con espacios para la reflexión y las propuestas a través de una participación no mediada, para la que no hay que pedir permiso. Con acciones que abran un nuevo espacio a la protesta. Porque no les queremos aquí. Porque nos resistimos a aceptar el modelo neoliberal como norma que rija las relaciones políticas, económicas, sociales y medioambientales en este planeta.

Por todo ello, un año más, ¡tomaremos las calles y romperemos el silencio!

Abril de 2010

Asamblea Rompamos el Silencio

Más información en: 

http://www.rompamoselsilencio.net

http://www.centrodemedios.org/


 


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: