Posteado por: ContracumbreUE | 23 agosto 2010

Continúa la marcha a Bruselas de la Confederación General del Trabajo contra la reforma laboral

La marcha, que partió el día 14 de agosto desde Zaragoza, llegará a territorio francés después de pasar por las localidades de Zuera, Huesca, Barbastro, Ainsa, Campo, Las Paúles y Vielha, y finalizará en Bruselas, tras recorrer 1.700 kilómetros en 45 etapas.

Fuente: Rubén G. Herrera/Tercera Información

Desde CGT Aragón se puede seguir a diario la marcha, que partió el día 14 de agosto desde Zaragoza, llegará a territorio francés después de pasar por las localidades de Zuera, Huesca, Barbastro, Ainsa, Campo, Las Paúles y Vielha, y finalizará en Bruselas, tras recorrer 1.700 kilómetros en 45 etapas.

Antes de llegar a Fos, primera localidad francesa, la marcha ha sido recibida en la frontera por una delegación de la CNT francesa. El recibimiento en la frontera, por compañeros y compañeras que comparte las reivindicaciones de la marcha, estimula y motiva a seguir caminando. Para las personas que marchan resulta muy gratificante comprobar que no están solas en la lucha.

La Confederación General del Trabajo que participa en esta marcha, junto a otras organizaciones, en el contexto de las acciones previas a la convocatoria de la Huelga General valora positivamente el recorrido de la misma, y va a seguir participando en la medida de sus posibilidades.

CGT considera esta iniciativa como una herramienta de lucha válida, para denunciar y poner freno a los retrocesos en derechos laborales y sociales que el gobierno del estado español está imponiendo a las personas trabajadoras y a otros sectores populares.

El sindicato ha recordado que busca participación para el 5 de Septiembre, en la XXXI Marcha por el cierre de la central nuclear de Garoña.

De esta manera, y en continuidad con las acciones de CGT (ya hubo una marcha hasta Madrid en mayo, cuando tuvo lugar la Cumbre Enlazando Alternativas), las marchas sociales se configuran cada vez más como una herramienta clave para la lucha colectiva, ya que los mítines parecen estar perdiendo interés general.

En los movimientos de protesta de masas de las dos últimas centurias, el acto de marchar ha significado una vuelta al poder (psicológico y emocional) que muchos académicos reconocen, y interiormente se atribuía a los mítines pero que ahora no poseen con tanta intensidad.

La “acción común” posee algo que la “presencia común” no logra, tal vez por el efecto de cohesión y comunidad, que además facilita la cooperación. En este caso, la marcha, afirma CGT, «facilitará que los trabajadores de ambos países se hermanen para recorrer un camino que los aleje de un futuro nada deseable». Dos países marchando juntos para reclamar un mundo a la medida de los seres humanos y no de los mercados financieros.

Más información:

http://www.cgtaragon.org/spip.php

http://marchahaciabruselas.blogia.com


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: