Posteado por: ContracumbreUE | 15 diciembre 2010

El Parlamento Europeo tumba la directiva de la “esclavitud”

La directiva que permitía la “esclavitud moderna” para los trabajadores inmigrantes en la UE ha sido rechazada, por sorpresa, en el Parlamento Europeo. La ruptura del acuerdo en última instancia entre los conservadores y los liberales frenó la aprobación del texto que permitía a las empresas europeas contratar a trabajadores con los derechos sociales de su país de origen en lugar de los del resto de europeos. Además, el texto que debía unificar por primera vez los estatutos laborales de inmigrantes para todos los miembros de la UE excluía a los colectivos más débiles como los temporeros.

 

La votación tuvo un resultado inesperado: 306 votos a favor, 350 en contra y 25 abstenciones. El acuerdo entre el PPE (Partido Popular Europeo) y los liberales se daba por hecho. Sin embargo, parte del grupo liberal retiró su apoyo porque los conservadores rechazaron enmiendas que fijaban más control sobre los gobiernos. “Hoy ha sido derrotada la hegemonía neoliberal que domina el Consejo de Europa. Europa se construye desde el pueblo que está representado en el Parlamento, no por los gobiernos que obedecen a la patronal en el Consejo”, reaccionó el eurodiputado socialista Alejandro Cercas, que ha liderado la oposición a la directiva.

Los liberales no han querido traspasar las líneas rojas que permiten rebajar algunos estándares de derechos humanos en algunos países miembros”, interpretó el eurodiputado de ICV, Raül Romeva. “Esta directiva permitía que una empresa contratara a un grupo de ingenieros chinos con salarios de China. Eso hubiera supuesto un brote de xenofobia inevitable”, agregó por su lado Cercas.

La directiva fue calificada como “una vuelta de tuerca más” en el acoso y derribo que sufre el Estado del bienestar de la UE desde el comienzo de la crisis. “Copiar la baja protección social de los países emergentes no es la salida que buscamos”, afirmó antes de la votación el eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar, en una entrevista a RNE. “No sólo desprotegía a los contratados desde terceros países, es que abría la puerta para contratar temporeros por un euro a la hora si el Estado miembro lo aprueba”, añadió Cercas.

Sorpresa en la votación

La directiva de permiso único rebajaba los derechos de los trabajadores temporales, aprendices o desplazados por terceros países para los que según el PPE hay legislación aparte. El texto fue defendido por la diputada conservadora Veronique Mathieu que se mostró “sorprendida” por la votación después de “más de un año de negociación para conseguir la igualdad de trato de los trabajadores inmigrantes con los europeos”. Cercas negó que la directiva fuese a conseguir ese objetivo “porque excluye a inmigrantes temporales o desplazados” y, por tanto, desprecia “el principio de igualdad”.

Los conservadores aspiraban a aprobar el texto después del apoyo que recibieron de liberales y algunos socialistas en julio de 2008 con la directiva de retorno de inmigrantes ilegales que fue calificada como “directiva de la vergüenza” por los colectivos de inmigrantes y la izquierda. Esta nueva norma que fijó en seis meses el plazo con el que un Gobierno puede expulsar a un inmigrante y que amplía a 72 horas la retención en los centros de extranjeros fue aprobada con 369 votos a favor, 197 en contra y 105 abstenciones.

La directiva de retorno era la norma previa para conseguir para la UE una normativa marco de inmigración legal. Sin embargo, la cesión a la presión de la patronal europea que pretende competir con los países emergentes en igualdad de condiciones de mínima protección social ha impedido la presentación de un texto consensuado.

“Si se hubiera aprobado, tendríamos estatutos de trabajadores para diferentes personas y violaríamos los derechos fundamentales de la UE”, manifestó el eurodiputado comunista francés Patrick Le Hyaric. “El pleno ha dicho hoy no a un grave compromiso al servicio de las grandes empresas que quieren salarios todavía más bajos para los trabajadores de la UE”, se congratuló Le Hyaric en su blog.

“La directiva era una pieza más de una estrategia de las patronales que supone un salto al respecto de las deslocalizaciones. Telefónica traslada su sede a América Latina y paga a los telefonistas con salarios de allí. Esta directiva pretendía hacer lo mismo pero trayendo a los trabajadores aquí”, añade Romeva.

Si la Comisión Europea mantiene como es previsible la orden para crear un marco común, el texto de la ponente Mathieu volverá a negociarse dentro del marco de la Unión Europea en un plazo de dos meses.

Fte: Público


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: